San Gabriel arcángel (Raphael Mengs: Anunciando la llegada del Mesías)

El arcángel Gabriel

En las religiones abrahámicas, Gabriel (en hebreo גַּבְרִיאֵל, que significa “fortaleza de Dios”, en griego Γαβριήλ, Gabriēl, en árabe جبريل, Jibrīlo جبرائيل Jibrāʾīl) es un ángel que, normalmente, hace de mensajero enviado por Dios a determinadas personas.

Gabriel es mencionado en el Antiguo y el Nuevo Testamento de la Biblia. En el Antiguo Testamento, se le aparece al profeta Daniel (Daniel, 8:15–26, 9:21–27). En el Evangelio de Lucas, se le aparece a Zacarías y a María para anunciarles los nacimientos de Juan el Bautista y de Jesús, respectivamente (Lucas, 1:11–38).

En el Libro de Daniel, se le llamaba “el hombre Gabriel”, mientras que en el Evangelio de Lucas, se lo define como un “ángel del Señor” (Lucas, 1:11). Gabriel no es llamado arcángel en la Biblia, pero es llamado así en las obras del periodo intertestamentario, como el Libro de Enoc. En las iglesias Católico Romana, Anglicana y Ortodoxa se le da el tratamiento de arcángel y de santo, junto con Miguel y Rafael.

En el Islam está considerado como un arcángel que envió Dios a mandar revelaciones a varios profetas, incluido Mahoma. El capítulo 96 del Corán, al-Alaq, está considerado por los musulmanes como el primer episodio (surah) revelado por Gabriel a Mahoma.

Judaísmo

Gabriel es interpretado por los rabinos como un “hombre vestido de lino” en el Libro de Daniel y en el Libro de Ezequiel. Su función en el Libro de Daniel es la de interpretar una visión de ese profeta. Este es un rol que ha mantenido en la literatura posterior. En el Libro de Ezequiel, se le presenta como un ángel que es enviado para destruir Jerusalén. De acuerdo con la Enciclopedia judía, Gabriel adquiere la forma de un hombre y se sienta a la izquierda de Dios. Shimon ben Lakish (Siria Palestina, siglo III) concluyó que los nombres de los ángeles Miguel, Rafael y Gabriel provienen del exilio babilónico (Gen. Rab. 48:9).

En la Cábala es identificado con el sefirot de Yesod. Gabriel tiene también un papel importante como uno de los arcángeles de Dios en la literatura de la Cábala. Ahí, Gabriel es retratado como alguien que obra de acuerdo con Miguel en la corte de Dios. A Gabriel no se le reza porque solamente Dios puede responder a las oraciones y Él es quien envía a Gabriel como su agente.

De acuerdo con la mitología judía, en el Jardín del Edén hay un árbol de la vida o un “árbol de las almas” que florece y produce nuevas almas, que caen en el Guf, el “Tesoro de Almas”. Gabriel busca en ese tesoro y saca la primera alma que le viene a la mano. Entonces Lailah, el Ángel de la Concepción, vigila el embrión hasta su nacimiento.

Literatura intertestamentaria

En el periodo intertestamentario (en torno al 200 a.C. al 50 d.C.) se produjo mucha literatura, sobre todo del género apocalíptico. Los nombres y los escalafones de ángeles y demonios eran muy divulgados, y cada uno tenía un deber particular y un estatus ante Dios.

En el Libro de Enoc 9:1-3, Gabriel, junto con Miguel, Uriel y Sariel, “vieron mucha sangre derramada sobre la tierra” (9:1) y oyeron a las almas de la humanidad llorar, “llevando nuestra causa ante el Altísimo” (9:3). En Enoc 10:1 viene la respuesta del “Altísimo, el Sagrado, el Grande”, el cual envía a cuatro agentes, entre los que está Gabriel.

Y el Señor le dijo a Gabriel: “Proceded contra los bastardos y los réprobos, y en contra de los hijos de fornicación; y destruid [a los hijos de la fornicación y a] los hijos de los Vigilantes de entre los hombres [y a la causa que persigan]: enviadlos los unos contra los otros para que puedan destruirse mutuamente en la batalla, porque no se prolongarán sus días”Enoc, 10:9

Gabriel es el quinto de de los cinco ángeles que vigilan:

“Gabriel, uno de los ángeles sagrados, está sobre el Paraíso, sobre las serpientes y sobre los querubines.” Enoc, 20:7

Enoc preguntó quiénes eran las cuatro figuras que había visto Dios le contestó:

“El primero es Miguel, el misericordioso y gran sufridor: y el segundo, que está por encima de todas las enfermedades y de todas las heridas de los hijos de los hombres, es Rafael: y el tercero, que está por encima de todos los poderes, es Gabriel: y el cuarto, que está sobre el arrepentimiento y la esperanza de los que heredan la vida eterna, es Phanuel” Y esos son los cuatro ángeles del Señor de los Espíritus y las cuatro voces que yo oí en estos días. Enoc, 40:9

Cristianismo

Antiguo testamento

El ángel Gabriel está mencionado en Daniel 8:16-26 y 9:20-27. Gabriel, “alguien que aparenta ser un hombre” (Daniel, 8:15) interpreta las visiones de Daniel. Daniel “se asustó y cayó postrado” (Daniel, 8:17). Gabriel le habla a Daniel mientras que él está profundamente dormido. Daniel está cansado y enfermo unos días después de estar con Gabriel (Daniel 8:27). En el capítulo 9, versículos 20-21, Gabriel se le aparece de nuevo a Daniel mientras que está rezando, dándole una explicación profunda y una respuesta a su oración (Daniel, 9:20).

Nuevo Testamento

Un ángel se le apareció a Zacarías mientras estaba en el templo para anunciarle que su esposa Isabel, que era estéril, iba a tener un hijo. El hijo que nació fue Juan el Bautista. Zacarías era un sacerdote “del grupo de Abías” (Lucas 1:5) y su esposa era “descendiente de Aarón” (Lucas 1:5).

Una vez que, con los de su grupo, oficiaba ante Dios, según el ritual sacerdotal, le tocó entrar en el santuario para ofrecer incienso. Mientras todo el pueblo estaba fuera orando durante la ofrenda del incienso, se le apareció un ángel del Señor, de pie a la derecha del altar del incienso. Al verlo, Zacarías se asustó y quedó desconcertado. El ángel le dijo:
-No temas Zacarías, que tu petición ha sido escuchada, y tu mujer Isabel te dará un hijo, a quien llamarás Juan. Te llenará de gozo y alegría y muchos se alegrarán de su nacimiento. Será grande a los ojos del Señor; no beberá vino ni licor. Estará lleno de Espíritu Santo desde el vientre materno y convertirá a muchos israelitas al Señor su Dios. Irá por delante, con el espíritu y el poder de Elías, para reconciliar a los rebeldes con la sabiduría de los honrados; así preparará para el Señor un pueblo bien dispuesto.
Zacarías respondió al ángel:
-¿Qué garantía me das de eso? porque yo soy anciano y mi mujer de edad avanzada.
Le replicó el ángel:
-Yo soy Gabriel, que sirvo a Dios en su presencia: me ha enviado a hablarte, a darte esta Buena Noticia. Pero mira, quedarás mudo y sin poder hablar hasta que eso se cumpla, por no haber creído mis palabras que se cumplirán a su debido tiempo. Evangelio de Lucas. Capítulo 1.

Tras oficiar durante una semana regresó a su casa (en Hebrón) con su mujer, Isabel, que quedó embarazada. En el sexto mes de embarazo de Isabel, Gabriel se le aparece a María para anunciarle que será la madre de Jesús.

El sexto mes envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen prometida a un hombre llamado José, de la familia de David; la virgen se llamaba María. Entró el ángel a donde estaba ella y le dijo:
-Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.
Al oírlo ella quedó desconcertada y se preguntaba qué clase de saludo era aquel.
El ángel le dijo:
-No temas, María, que gozas del favor de Dios. Mira, concebirás y darás a luz un hijo, a quien llamarás Jesús. Será grande, llevará el título de Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, para que reine sobre la Casa de Jacob por siempre y su reino no tenga fin.
María respondió al ángel:
-¿Cómo sucederá eso si no convivo con un hombre?
El ángel le respondió:
-El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso, el consagrado que nazca llevará el título de Hijo de Dios. Mira, también tu pariente Isabel ha concebido en su vejez, y la que se consideraba estéril está ya de seis meses. Pues nada es imposible para Dios.
Respondió María:
-Yo soy la sirvienta del Señor, que se cumpla en mí tu palabra.
El ángel la dejó y se fue. Evangelio de Lucas. Capítulo 1.

Los únicos ángeles nombrados en el Nuevo Testamento, además de Gabriel, son el arcángel Miguel (Judas, 1:9) y Abadón (Apocalipsis 9:11). Gabriel no es llamado arcángel en la Biblia. La Biblia advierte a los creyentes expresamente que no sigan a los que dan culto a los ángeles (Colosenses 2:18 y Apocalipsis 19:10).

El cuerno de Gabriel

El tropo de Gabriel haciendo sonar una trompeta para indicar el regreso del Señor a la Tierra es habitual. No obstante, aunque la Biblia menciona un soplido de trompeta antes de la resurrección de los muertos, no se especifica que Gabriel sea el trompetista. Hay diferentes pasajes diciendo cosas distintas: los ángeles del Hijo del Hombre (Mateo 24:31); la voz del Hijo de Dios (Juan 5:25-29), la trompeta de Dios (I Tesalonicenses 4:16); siete ángeles hacen sonar una serie de trompetas (Apocalipsis 8-11); o simplemente el sonido de una trompeta (I Corintios 15:52).

En tradiciones relacionadas, no se identifica a Gabriel como el trompetista. En el judaísmo, las trompetas son importantes, pero parece que es Dios el que las hace sonar, o algunas veces Miguel. En el zoroastrismo no hay trompetas en el juicio final. En la tradición islámica, el que hace sonar la trompeta es Israfil, que no se le nombra en el Corán. Los Padres de la Iglesia cristiana no mencionan a Gabriel como el trompetista.

Las identificaciones más antiguas de Gabriel como el trompetista vienen del año 1455, en el arte bizantino. Un manuscrito armenio muestra una ilustración de Gabriel haciendo sonar la trompeta cuando se produce la resurrección de los muertos de sus tumbas. Dos siglos después tuvo lugar la primera aparición de Gabriel como el trompetista en la cultura aglosajona, en la obra El paraíso perdido (1667) de John Milton.

El cuerno de Gabriel también hace su aparición en la canción espiritual The Eyes of Texas de 1903. También es habitual en la música espiritual negra.

Días festivos

El día de san Gabriel fue incluido por primera vez en el calendario romano en 1921 para su celebración el 24 de marzo. En 1969 fue transferido al 29 de septiembre para que fuera celebrado junto el día de san Miguel y de san Rafael. La Iglesia de Inglaterra también ha adoptado el 29 de septiembre, conocido como “Michaelmas”.

La Iglesia Ortodoxa y las iglesias orientales que siguen rito bizantino celebran esta festividad el 8 de noviembre (para aquellas iglesias que siguen el calendario juliano el 8 de noviembre cae el 21 de noviembre del moderno calendario gregoriano, habiendo una diferencia de 13 días). La Iglesia Ortodoxa conmemora a Gabriel también el 26 de marzo, que es el día de la “Synaxis del arcángel Gabriel” y celebra su papel en la Anunciación. El 13 de julio de también es conocido como la “Synaxis del arcángel Gabriel” y celebra todas sus apariciones y los milagros atribuidos a san Gabriel a lo largo de toda la historia. La festividad fue establecida por primera vez en el monte Athos, cuando, en el siglo IX, durante el reinado del emperador bizantino Basilio II y del emperador Constantino VII Porfirogéneta, y mientras Nicolás II era patriarca de Constantinopla, el arcángel apareció en una celda cerca de Karyés, y escribió con su dedo en una piedra el himno mariano theotokos.

La Iglesia Ortodoxa Etíope celebra su festividad el 28 de diciembre y hay un gran número de peregrinos a la iglesia dedicada a san Gabriel en Kulubi ese día.

Islam

Gabriel (en árabe جبريل, Jibrīl o جبرائيل Jibrāʾīl) es un arcángel venerado como el Ángel de la Revelación en el Islam. La Biblia retrata a Gabriel como un mensajero divino enviado a Daniel, María y Zacarías, por lo que la tradición islámica sostiene que Gabriel fue enviado a muchos profetas pre-islámicos con revelaciones y mandatos, incluyendo a Adán. Los musulmanes dicen que Adán fue consolado por Gabriel tras su descenso a la Tierra.

De acuerdo con la creencia musulmana, Dios reveló el Corán al profeta islámico Mahoma a través del ángel Gabriel, y el capítulo 53 del texto describe al ángel sin nombrarlo, en un pasaje que los comentaristas han interpretado unánimemente como referido a Gabriel. El pasaje en cuestión dice:

Esto no es sino una revelación revelada,
enseñada a él por alguien con mucho poder,
muy fuerte; él se puso de pie
se mantuvo en la parte más alta del horizonte
luego lo cogió y lo mantuvo en un abrazo
a dos nudos de distancia o más cerca
y entonces reveló a Su siervo lo que él reveló. Corán, 53, 4-11

Gabriel también es mencionado muchas veces en el Corán (2, 97 y 66, 4 por ejemplo). En el capítulo 2, versículos 92-96, el Corán menciona a Gabriel junto con Miguel, que también es venerado en el islam. En la tradición musulmana, Gabriel está considerado un arcángel primario. La Exégesis narra que Mahoma vio a Gabriel en su total esplendor angelical solamente dos veces; la primera vez fue cuando recibió su primera revelación.

Los musulmanes también rinden culto a Gabriel por varios eventos históricos que tuvieron lugar antes de la primera revelación. Los musulmanes creen que Gabriel fue el ángel que informó a Zacarías del nacimiento de Juan el Bautista y a María del nacimiento de Jesús, y que Gabriel fue uno de los tres ángeles que informaron por primera vez a Abraham del nacimiento de Isaac. Todos estos eventos se pueden encontrar también en el Corán. Gabriel también hace una famosa aparición en el Hadith de Gabriel, donde pregunta a Mahoma sobre los principios básicos del Islam.

También puedes leer:

Wikipedia. El texto está disponible bajo la Licencia Creative Commons Atribución Compartir Igual 3.0; podrían ser aplicables cláusulas adicionales.
Imagen: Anton Raphael Mengs - Annunciation. De Anton Raphael Mengs - http://www.1st-art-gallery.com/thumbnail/219508/1/Annunciation-2.jpg, Dominio público

2 comments for “El arcángel Gabriel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *