Arcángel Uriel, fresco de Dyonisius en la Iglesia de la Natividad de la Virgen María, Rusia

Uriel

Uriel (hebreo: אוּרִיאֵל, hebreo estándar: Uriʾel, hebreo tiberiano: ʾÛrîʾēl, “Dios es mi luz” o “Fuego de Dios”) es el nombre de uno de los siete arcángeles, de acuerdo con la tradición del judaísmo rabínico y en algunas tradiciones cristianas, como la ortodoxa y la copta. Aparece mencionado en los textos apócrifos y cabalísticos como Uriel, Nuriel, Uryan, Jeremiel, Vretil, Suriel, Auriel, Puruel, Phanuel, Fanuel o Jehoel. Uriel hace referencia al ángel de la luz, luz de las estrellas.

Uriel en el Judaísmo

En los diez libros más antiguos de la Biblia los ángeles no son designados por nombres. Al respecto, el rabino Shimon ben Lakish (230 – 270) aseveraba que los nombres específicos de los ángeles fueron adoptados, después del exilio, bajo la influencia de tradiciones babilónicas y la mayoría de comentaristas actuales concuerdan con tal opinión. Uriel y los otros seis son nombrados en el apócrifo Libro de Henoc (20:1-8): Uriel (20:2) es el primero en la lista de siete, seguido de Rafael, Raguel, Miguel, Sariel, Gabriel y Remiel. Allí, intercede ante Dios por la humanidad, durante el período de los Vigilantes caídos y sus descendientes, los Nephilim.

También es mencionado en otras obras epigráficas de la literatura apocalíptica intertestamentaria: en el Testamento de Salomón es el tercero en la lista de arcángeles y en el Apocalipsis de Esdras, el profeta Esdras se dirige a Dios con preguntas sobre el juicio de la humanidad y Uriel es enviado a responderle e instruirlo sobre la verdad.

A partir de las tradiciones místicas judaicas, fue considerado como ángel del domingo, ángel de la poesía y uno de los Sephiroth sagrados. Fue descrito como el destructor de los ejércitos de Senaquerib y se le atribuyó además haber sido el ángel que luchó con Jacob en Peniel (Génesis 22:24-32). En Leyendas de los Judíos se presenta a José afirmando que fue el ángel que dio nuevo nombre a Jacob, según relata el Génesis 22:28. También se le presenta guiando a Abraham (Génesis 12:4-7) y marcando las puertas de las casas del pueblo hebreo en Egipto, para protegerles (Éxodo 11,12).

En el Libro de Adán y Eva, es identificado como el querubín que permanece junto a las puertas del Edén con una espada ardiente para evitar el acceso de la humanidad al Árbol de la vida (Génesis 3:24). En la Vida de Adán Eva es considerado como el espíritu que cumple este papel. También se le identifica como uno de los ángeles que dieron sepultura a Adán y a Abel.

Uriel en la Iglesia Copta

La Virgen de las Rocas de Leonardo da Vinci: Juan, María, el niño Jesús y Uriel

La Virgen de las Rocas de Leonardo da Vinci: Juan, María, el niño Jesús y Uriel

La Iglesia Copta ha mantenido íntegramente la Septuaginta como su Antiguo Testamento, sin extraer ningún libro, por eso la Biblia Copta posee más libros que las biblias de los demás cristianos. En estos libros que permanecieron solo en la Biblia Copta, San Uriel aparece en varias ocasiones. Por ejemplo el Libro de Enoc menciona a Uriel, en algunas partes se dice que es el ángel del mundo y del lugar de quienes han muerto (Hades, Tártaro, Sheol) o “que está sobre” ellos, pero en otras se dice que se le llama “el ángel del trueno y del temblor” (o del temor).

Otra cita del Libro de Enoc (9:1), menciona a Uriel entre los cuatro arcángeles en lo alto del cielo (que algunos interpretan como los cuatro puntos cardinales), pero en los fragmentos encontrados en Qumrán en vez de su nombre está el de Sariel. Asimismo, algunas versiones de ese libro (10:1-3) asignan a Uriel el papel de anunciar a Noé la llegada del Diluvio, pero otras versiones mencionan a Asaryalyol o a Sariel cumpliendo esa misión.

En la angelología cristiana – aunque en forma marginal – Uriel es identificado a veces como Serafín, Querubín, Regente del Sol, Llama de Dios, Ángel de la Presencia Divina, Arcángel de la Salvación, por sobre el Tártaro (Infierno). Es identificado a veces como Phanuel, “Cara de Dios”. Se le representa llevando consigo un libro o un rollo de papiro, que simboliza su sabiduría. Uriel está considerado patrono de las artes y fue descrito por Milton como el “espíritu de visión más aguda en todo el cielo”.

Uriel en los apócrifos

En varios evangelios apócrifos Uriel participa en la crianza de Juan el Bautista, a quien siendo muy pequeño salva de la masacre de bebés ordenada por Herodes. Uriel conduce a Juan y a su madre hasta Egipto, donde se reúnen con el niño Jesús, María y José, relato que inspiró la obra de Leonardo da Vinci La Virgen de las Rocas.

En el Apocalipsis de Pedro aparece como Ángel del Arrepentimiento, desprovisto de piedad. En la tradición apocalíptica, Uriel tiene la llave que abrirá el Infierno al Final de los Tiempos.

Uriel en la literatura

En el poema de John Milton, Paraíso Perdido, Libro III, Uriel es encargado de la esfera del Sol, sirviendo de ojos de Dios, aunque, inconscientemente, dirige a Satanás en dirección a la recién creada Tierra.

En el poema de Ralph Waldo Emerson, Uriel, es un joven dios que en el paraíso se basa en la palabra de Dios para proclamar el relativismo y el eterno retorno. Uriel también aparece haciendo consideraciones filosóficas en el capítulo XLI de Middlemarch, la novela de George Eliot.

En Many Waters de Madeleine L’Engle, es un serafín que ayuda a la protagonista. En el libro de Dean Koontz Hideaway, Uriel habla y actúa a través de Hatch en la batalla contra un demonio.

En la serie de novelas de Katherine Kurtz, Chronicles of the Deryni, es el ángel de la muerte que escolta a las almas que traspasan la línea de la vida.

En la novela ‘Weaveworld, de Clive Barker el Azote (Scourge) declara que su nombre eterno es Uriel y Cal lo identifica como “el arcángel más poderoso”, el “arcángel de salvación” y el guardián de las puertas del Edén.

También puedes leer:

Wikipedia. El texto está disponible bajo la Licencia Creative Commons Atribución Compartir Igual 3.0; podrían ser aplicables cláusulas adicionales.
Imágenes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *