Obatala (u Obbatalá) es una de las deidades de la religión yoruba. En la santería sincretiza con la Virgen de las Mercedes, patrona de Barcelona. También es llamada Oxalá u Ochalá.

Venerado en Umbanda
Festividad 25 de diciembre
Atributos Creadora de la Tierra y escultora del ser humano, madre y padre de todas las Orixás
Patronazgo Dueña de todo lo blanco, de la cabeza, de los pensamientos y de los sueños

Resumen

Es la Orisha mayor, creadora de la Tierra y escultora del ser humano. Es la deidad pura por excelencia, dueña de todo lo blanco, de la cabeza, de los pensamientos y de los sueños. Hija de Olofin y Oloddumare. Cuando Dios bajó a la Tierra a ver lo que había hecho, bajó acompañado de su hija Obatalá.

Obbatalá fue mandada a la Tierra por Olofin para hacer el bien y para que gobernara como monarca del planeta. Es misericordiosa y amante de la paz y la armonía. Rige la buena conducta y es capaz de aplacar a su hijo Shangó y a Ogún Areré. Todos las Orishas le respetan y le buscan como abogada. No admite que nadie se desnude en su presencia o se digan frases duras o injuriosas. Sus descendientes deben ser muy respetuosas y respetuosos. Tiene veinticuatro caminos o avatares. El castillo que le pertenece tiene 16 ventanas, y no admiten el sol, el aire o el sereno.

Obatala es le únique Orisha que tiene caminos masculinos y femeninos.

Pattakies de Obbatalá

Obbatalá tenía una hija muy bella, dulce y sencilla, que era su. Esta hija tenía tres enamorados: Ikú, Aro y Ofo. Como es de suponer, estaba ante un espinoso dilema, pues si daba la mano de su hija a uno de ellos, los otros dos se vengarían. Por ello, su elección, cualquiera que fuese, ponía en peligro la vida de su hija, tan querida.

Obatalá se convirtió en paloma y se posó en un árbol frondoso de flores multicolores que representaban todas las virtudes de que gozaba su reinado, y se sintió muy desgraciada. Así pensando, quedó sumida en un profundo sueño. Cuando despertó, le vino a la mente todo lo soñado y se apresuró a emitir un bando para todo su reino, el cual decía: “Quien me traiga un abani, se casará con mi hija”.

En esos tiempos, los abani eran muy escasos y difíciles de cazar. En el mismo bosque intrincado que rodeaba al palacio, vivía un sitiero quien adoraba en silencio a la hija de Obbatalá y había decidido llevarle el abani solicitado, pero consultó antes su decisión con Orula. La consulta resultó en este Ifá, que le mandaba a hacer ebbó con babosas, cascarilla, merengue, achó fun fun y un palo de su tamaño, y le recomendó que después fuera al monte a cantar.

Así lo hizo el sitiero y su canto era tan dulce y melodioso que sus ecos parecían suaves voces venidas de otro mundo. Ikú, quien venía por el sendero, se paró a oír, pues también había leído el bando y traía en un saco el tan ansiado abani. Extasiado, dejó caer el saco y quedó como petrificado. El sitiero aprovechó su trance, recogió el saco, y se lo llevó de inmediato a Obatalá, quien le concedió a su hija en matrimonio. Esto le sucedió al buen hombre por los consejos siempre sabios de Orula. Y por mandato de Obbatalá, Orula, Echu y Oggún, quedaron atrapados Ikú, Aro y Ofo sin poder hacer daño.

Maferefun Obatalá, Maferefun las orishas.

La Orisha

Obbatalá es Orisha que manda sobre todas las cabezas, muchas veces se le invoca para evitar problemas con las otras Orishas. Es amante de todo lo puro, blanco y limpio, y no le gusta la brujería.

Generalmente, haciendo uso de un antropomorfismo, se representa su apariencia física como la de una persona vieja y encorvada, lenta en sus movimientos (en otros caminos es joven y diestra) y utiliza un bastón que es una varilla metálica de color blanco, dando similitud a la vara invisible existente que se extiende entre cielo y tierra.

El concepto que tenemos en nuestras mentes es desarrollado a través de la interacción con cada ser vivo de este planeta. Cuando buscamos a Obbatalá, la buscamos en lo más alto de la montaña. Está en la nieve que cubre el pico de la montaña y es vista como el hombre viejo y sabio de las colinas. La nieve que viene del cielo.

Obbatalá ofrece justicia, la renovación y un nuevo comienzo.

Su descendencia “directa” son las personas albinas y aquellas que nacen con diferentes capacidades físicas y/o mentales.

A Obbatalá le gustan los lugares oscuros. De este modo cuando situamos su altar debemos situar sobre ella un paño para mantenerlo alejado de la luz.

Caminos

Gran Orisha, modeladora y monarca de la especie humana. En la Santería o Regla de Ocha es considerada, a través de varios patakíes, Padre y Madre, dependiendo de los caminos, de todas las Orishas.

De una pareja de Obatalá salen todas las demás. Existen 16 Obbatalá, 16 son las Orishas y las letras del Diloggún y del Ifá. Obbatalá es lo mismo que el Santísimo.

  • Oshanlá, Obatalá mujer, la Virgen de las Mercedes
  • Obba Ibo es el Obatalá que ciega, muy antiguo, el del misterio del güiro
  • Por camino arará, Nana Bulukú es una Obatalá principalísima que son dos en una, Nana y Burukú. Agguemo o Alaguema, Obatalá hembra y viejo
  • Obbamoró es el Obatalá que aquí se viste de Jesús Nazareno
  • Baba Fururú– San Joaquín- el que se sienta a dar instrucciones a la juventud
  • Ocha Ulufón u Obalufón. Fue el primero que habló y dio a las personas la palabra y el derecho de ser humanos
  • En Palo Monte Cruzado, Tiembla Tierra es también Obatalá. Mama Kangu‚ es Obatalá por camino congo
  • Ochagriñan, Agguiriñan – Obatalá Agguiriñan- es la más vieja de todas las Obatalá
  • Eruadyé, Eyuaro, es la hija única y mimada de Olofi con Iya, figura estática, no se mueve. Para que Obbamoró sancione, antes hay que hablar con ella
  • Ayagguna es el que encendió la pólvora, propagó la guerra en el mundo y la llevó a todas partes. Es el Obatalá más joven
  • Ekenike, también guerrero, anciano y de tembleque
  • Talabí es un Obatalá que se hace el sordo
  • Yeku Yeku, humildad y paciencia, La Santísima o el Divino Rostro, y al igual que Ochagriñan hay que pedírselo todo al revés. Obbatalá vive en la loma y todas son exquisitas y friolentas, siempre tienen frío
  • Pulcras hasta no más, cualquier cosa sucia les ofende. Todas las Obatalá, Bibinike, las más grandes, delicadas y sensitivas en extremo se envuelven en algodón y lo mismo se hace con los objetos y símbolos que le pertenecen
  • Ondo, es mujer soltera
  • Baba moro elefa
  • Obatala ayalu: Considerado el ángel exterminador, es de tierra egbado. También es de allí Obatala osha oro ilu
  • Obatala aguemo: De la ciudad de Oderemo
  • Obatala oloju okonrinObatala ajelu o jelu: De Igbadan
  • Obatala oke ilu: En Akiti y Abeokuta
  • Baba ajaguna: De ketu
  • Oshagirijan: De Ogbomosho y Egbigbe
  • Baba oba moro: De Ibao
  • Obatala oshalufon: De Ifon
  • Obatala ogan: Es guardián de Obatala, de la ciudad de Aderemo
  • Obatala orishanla
  • Obatala yema: De Ibatan; femenina
  • Obatala oke ile: De Ekiti y Okuta
  • Obatala olufon
  • Obatala oginiyan
  • Obatala eluaye, Obatala ObanlaObatala jekujeku: Femeninas
  • Obatala obalabi: Femenina, de Hoyo
  • Obatala elefuro: Femenina, de Ife
  • Orisha aiye: Femenina, de tierra iyaye
  • Obatala oshanla: Femenina, de tierra owu
  • Obatala obonObatala Bibinike y Obatala osherigbo: Masculino
  • Obatala ayelade: Masculino, de Ekiti
  • Obatala ekundire: De tierra iyesa
  • Obatala Ekanike: Masculino, de tierra igbo
  • Obatala fururu: Masculino, de tierra bayiba
  • Obatala Adeku: De tierra efushe
  • Obatala agbani: Masculino, de Ijebu
  • Obatala asho: Masculino, de Ibadan
  • La Obbatalá que continuó a Olofi y bajó con él cuando se hizo el mundo es Eddegúe, de Efuche

En fin, Obbatalá es una, llámesele con el nombre que se quiera. Obbatalá mujer, Iyalá y Obbatalá hombre, todas son una. Sin excluir al intrépido y combativo Allagguna.

Atributos

Sopera blanca con ocho otaces (nace en el Oddun de Ifá Ofun Nagbe), llamados oke (de la loma), con collares de cuentas blancas. Sus piedras no admiten sol, aire o sereno.

Dueña de la plata y los metales blancos, tiene una corona con dieciséis plumas de loro (aunque usualmente se emplean cuatro).

Lleva sol y luna. Seis manillas que también pueden ser dos, cuatro, ocho o dieciséis. Tiene maja. Una mano de plata que empuña un cetro. Dos huevos de marfil. Ocho o dieciséis okotus (babosas). Manteca de cacao, cascarilla y algodón. Le pertenece la pandereta. Lleva bandera blanca.

Dueña de Iroko (la Ceiba). Su vellón es el algodón y su rama deberá estar en la estera para el kariocha de su Iyawo. Tiene Agogo de plata.

Herramientas (Ferramentos)

  • Opa
  • Bastón de mando
  • Manilla
  • Sol y Luna
  • Maja
  • Puayé u Opayé
  • Cetro Iruke de color blanco

Fundamento de los Ferramentos de Obbatalá

Anteojos: Es un elemento mal utilizado porque los anteojos son para quien carece de buena visión y en realidad se debe reemplazar por un ojo que es el verdadero elemento que da el sentido de la videncia

Bastón: El verdadero elemento es un cetro, que lo lleva como símbolo de supremacía y poder, y no como símbolo de vejez y apoyo.

Collares (Ilekes)

El collar es blanco y se insertarán las cuentas del color típico de acuerdo a cada camino. Ejemplo: los collares de Ayagguna, Ochagriñan, Ochalufón, que se ensartan cuentas rojas cada 24 cuentas blancas y admiten caracoles. En el de Oba Moró, el coral o la cuenta roja se sustituyen por una de color morado. En el collar de Ochanlá, las cuentas son de marfil o de nácar y cada dieciséis cuentas, como el de todas las Obbatalá, lleva cuatro de color cacao. Solamente por Agguema se combinan cuentas blancas con verdes.

Ropa

Siempre viste de blanco. En sus caminos guerreros, lleva una banda roja cruzada al pecho. Como Oba Moró, a veces le visten de morado tal como hace Jesús Nazareno. En ocasiones se le bordan custodias del Santísimo Sacramento y cintas en número de ocho.

Familia

Es descendiente directa de Olodumare (Dios)

Arquetipo de las Ommo de Obbatalá

Son personas calmas, reservadas y de mucha confianza. Sus ideas son llevadas hasta el fin, aunque todas las personas se muestren contrarias a sus opiniones y proyectos. Les gusta dominar y liderar. Son muy dedicadas, caprichosas, manteniendo todo limpio con belleza y cariño. Respetan a todas pero exigen ser respetadas.

Ofrendas y bailes

Los animales son la chiva, serpiente, paloma, guinea, gallina blanca.

Las prohibiciones son las bebidas alcohólicas, cangrejo y judías, y todas sus comidas deben ser cocinadas sin sal.

Las comidas son arroz blanco, torre de merengue adornada de grageas plateadas, natilla de leche, cuatro litros de leche en taza sobre platos blancos, arroz con leche en polvo en ocho platos blancos (sin sal y con manteca de cacao), calabazas blancas, champola y dieciséis anones, etc. Frutas que se sientan granulosas o arenosas al paladar, como el anón, la guanábana, la granada, el zapote, etc. Maíz, arroz, alpiste y otros granos. Babosas y caracoles, bolas de malanga y ñame, bolas de manteca de cacao y cascarilla, y, en general, cualquier comida blanca y sin sal. Flor de algodón y ñame.

En los bailes las personas participantes imitan los movimientos suaves de un anciano, de un jinete que blande una espada, o sacuden un rabo de caballo blanco (Iruke) para limpiar los caminos.

Frente de Obbatalá

Arroz con leche, ocho acasá de Obatalá.

Eco de Obbatalá

Obbatalá: Agua y miel

Obbatalá de Buzios: Agua, miel y cacao

Yerbas esenciales del asiento

Bledo de clavo – Saúco – Campana – Carquesa – Algodón – Aguinaldo Blanco – Higuereta – Almendro – Guanábana – Jagua Blanca – chiva blanca

También puedes leer:

Wikipedia. El texto está disponible bajo la Licencia Creative Commons Atribución Compartir Igual 3.0; podrían ser aplicables cláusulas adicionales.
Imagen: Estatua de Oxalá en Costa do Sauípe, Bahía, Brasil. De Isha - Trabajo propio, CC BY 3.0